ARTÍCULOS DE SALUD

La fascitis plantar en los corredores.


Los pies del corredor son como los neumáticos de un Fórmula 1, por mucho motor que se tenga (en este caso músculo) si los pies no van bien no hay nada que hacer. La fascitis plantar es uno de los grandes enemigos del corredor, por eso es mejor prevenir que curar.

La fascia plantar es la envoltura que cubre los músculos de la bóveda del pie, se extiende desde los dedos hasta el talón. Debido a la solicitación repetida de la planta del pie que supone el correr, músculos, ligamentos o huesos pueden afectar a esta fascia produciéndose una inflamación, es la temida fascitis plantar.

Lesiones crónicas.


Una lesión crónica se desarrolla lentamente con el tiempo y tiende a doler, incluso cuando se está en reposo. El uso de la articulación provoca mayor dolor. La causa más común de una lesión de tejidos blandos crónica es el uso excesivo. Los factores que contribuyen a las lesiones por sobreuso son una mala técnica, anomalías estructurales y hacer ejercicio con demasiada frecuencia, sin pausas de recuperación suficiente.

Algunas personas, como los atletas o los que hacen deporte regularmente, sufren de una lesión crónica recurrente. Esto puede ser causado por los ligamentos sueltos, el tejido cicatricial inflexible de las lesiones anteriores y desequilibrio muscular. Estos tipos de lesiones recurrentes también suelen ocurrir en los lugares de trabajo donde las personas llevan a cabo tareas repetitivas.