Imprimir
PDF

CAVITACIÓN

CAVITACIÓN


 

¿Qué es la cavitación?

Se trata de un proceso provocado por fuertes ondas ultrasónicas de baja frecuencia que inducen la formación de burbujas de vapor dentro de un líquido. La presión ejercida por estas burbujas causa la implosión con una liberación de energía que destruye las células adiposas. De esta forma las ondas ultrasónicas penetran en el tejido adiposo transformando la grasa en una sustancia líquida (diglicérido) para lograr su eliminación de una forma rápida a través del sistema linfático y las vías urinarias.

¿En qué consiste el tratamiento?

En nuestra clínica nuestro especialista realizará un diagnóstico previo personalizado (Gratuito) determinando las técnicas más adecuadas dependiendo del tipo de tejido a tratar. Así mismo se descartarán las posibles contraindicaciones*. La sesión de cavitación podrá ir acompañada de otro tipo de terapia como la presoterapia (drenaje linfático) para facilitar la eliminación de grasa que hemos trabajado durante el tratamiento.

**La cavitación no es recomendable cuando existen enfermedades renales y hepáticas, cuando hay enfermedades activas en la piel, durante el embarazo y lactancia, en casos de hipercolesterolemias o en personas que llevan marcapasos o prótesis metálicas.

Complementos  del tratamiento de la cavitación.

En nuestro centro disponemos además, de aparatos de cavitación, de vacuum, radiofrecuencia tripolar, radiofrecuencia bipolar, laser frío, presoterapia y plataforma vibratoria. En nuestra primera visita, nuestro personal le aconsejará un plan de tratamiento a seguir, siendo este personalizado, tratando de ser lo más efectivo y adecuado a sus necesidades. Así mismo, se le aconsejará sobre pautas de ejercicio y alimentación básicas para obtener un mejor resultado.

Zonas de tratamiento.

Las zonas ideales para tratar con cavitación serían: abdomen, trocánteres (cartucheras), muslos, caderas, glúteos y brazos.

Número de sesiones.

El total de sesiones dependerá de la cantidad de grasa del paciente, así como del objetivo de éste. Generalmente se realizarán entre 6 y 15 sesiones espaciadas en un período de 7 días.  Un resultado menor o mayor depende de los hábitos del paciente: alimentación, ejercicio físico, …

Consejos para el tratamiento con cavitación:

Antes de realizar cada sesión es conveniente beber abundante agua, ya que ésta actúa como conductora de los ultrasonidos.

Después de cada sesión se debe favorecer la expulsión de la grasa líquida; es conveniente beber mucho agua para provocar la expulsión por las vías urinarias, así como realizar ejercicio que provoque sudoración.

Se alcanzarán mejores resultados si se acompaña de ejercicio físico y dieta saludable.