Imprimir
PDF

RADIOFRECUENCIA TRIPOLAR

RADIOFRECUENCIA TRIPOLAR


Muchas son las personas que acuden a los consultorios de estética en busca de nuevos tratamientos reductores y de rejuvenecimiento facial y corporal. La Radiofrecuencia parece estar en auge en estos momentos.

Radiofrecuencia.

La Radiofrecuencia es un tipo de onda electromagnética, capaz de viajar en el vacío. Consta de carga eléctrica y magnética y existe un enorme rango de ondas electromagnéticas que se diferencian por su frecuencia. El principio de calentamiento por radiofrecuencia se basa en el movimiento de las cargas eléctricas debido a la presencia de un campo eléctrico que cambia de polaridad en forma alternada, constantemente. Al aplicar un campo eléctrico a los tejidos, sus moléculas de agua (dipolos) tienden a deformarse, ya que las cargas son atraídas por el electrodo de polaridad opuesta (principio de electrólisis).

Cuando se invierte la polaridad del electrodo, las cargas de las moléculas van en sentido opuesto y estos cambios sucesivos de dirección causan fricción molecular, generando energía cinética, lo que se transforma en calentamiento. Cuanto mayor frecuencia, más intensa es la fricción y por lo tanto, mayor el calentamiento.

Radiofrecuencia Tripolar.

La energía que aporta la radiofrecuencia tripolar es mucho más focalizada. Alcanza mayor profundidad y mayores temperaturas internas que otros métodos de transferencia de calor. Los tejidos se calientan hasta tres veces más.

El calor es máximo en la zona de aplicación porque la dispersión de energía es mínima, lo que hace que se requiera menos potencia para producir el mismo efecto que con equipos monopolares y bipolares, al tiempo que se reducen los riesgos de quemaduras en la piel del paciente. Esto es similar a la diferencia entre una luz común y una luz láser; esta última, al estar focalizada, concentra toda su energía en un punto relativamente pequeño.

Calentamiento simultáneo y uniforme en piel y panículo adiposo.

Con las técnicas monopolar y bipolar, la energía alcanza una superficie más pequeña y actúa en mayor o menor grado en diferentes tejidos (dependiendo de si es monopolar o bipolar). En estos casos el efecto térmico prevalece en diferentes niveles, tanto en piel como en panículo adiposo.

Debido a la mayor densidad de potencia en la zona de aplicación, la radiofrecuencia tripolar permite el calentamiento simultáneo y uniforme de las capas superficiales y profundas de la piel. Es decir, produce el calentamiento de piel y panículo adiposo de forma pareja. Durante la sesión, la acción es la misma en los dos planos; de este modo se optimiza el tiempo y se aceleran los resultados.

Acción:

  • Las funciones celulares se activan: REGENERACIÓN.
  • Vasodilatación intensa. Aumento de la microcirculación. OXIGENACIÓN.
  • Reabsorción de los líquidos cuando hay retención. DRENAJE LINFÁTICO.
  • Aumento de la vascularización, mejoría de la CELULITIS.
  • Efecto antiálgico.
  • El tejido adiposo tiene una gran resistencia a la radiofrecuencia, por lo que acumula calor: LIPÓLISIS.
  • A 55ºC-62ºC se calienta el colágeno, por lo que se contrae (EFECTO LIFTING INMEDIATO) y activa su formación en los fibroblastos a medio plazo (COLAGENOGÉNESIS). Mejoría de ARRUGAS Y FLACIDEZ.
  • REPARACIÓN TISULAR: se forman HSP (proteínas de choque térmico), que aumentan la oxigenación y la reparación de los tejidos.

Acerca de los resultados.

  • Duraderos.
  • A corto y largo plazo.
  • Visibles desde la primera sesión.