Imprimir
PDF

ACCIDENTES DE TRÁFICO

ACCIDENTES DE TRÁFICO


"No hay lesiones si no, lesionados"

 

Los accidentes de tráfico son tratados en nuestro centro valorando, no solo la lesión y dolores que aparecen inicialmente, si no las posibles consecuencias y complicaciones futuras que se puedan originar. Para minimizar éstas, es fundamental que desde el principio el tratamiento fisioterápico esté realizado de forma adecuada e integral, contemplando al paciente y no sólo la lesión local.

Síndrome cervical postraumático.

El accidente por colisión.

La mayoría de personas lesionadas en accidente de tráfico sufren lesiones en la columna cervical. La causa más frecuente es la colisión por detrás. Por la aceleración, la columna cervical, entre la cabeza y el tronco, sufre un movimiento violento por la inercia y una sobrecarga. Predominan las lesiones de partes blandas y de los ligamentos del cuello. Son menos frecuentes las fracturas vertebrales, las lesiones de la médula espinal, de los discos intervertebrales y de las raíces nerviosas.

El traumatismo por “latigazo”.

Las lesiones consecuencia de un traumatismo por sacudida brusca en la columna cervical se denominan “traumatismo por latigazo”. Las causas son las colisiones automovilísticas y los accidentes deportivos, laborales o en momentos de ocio. El síndrome cervical postraumático incluye los distintos grados de lesión, desde los más leves a los más graves. Las molestias sin lesiones estructurales identificables para hacer el diagnóstico son muy frecuentes y dificultan la objetivación, incluso ante una posible indemnización.

Mecanismos de lesión.

La intensidad de la colisión sobre la columna cervical determina las posibles lesiones y esta intensidad depende de varios factores. Junto a la colisión (tipo de colisión, velocidad, impacto en el automóvil) influyen las características del automóvil (peso, construcción, dureza de la carrocería, punto del impacto) y de los pasajeros (edad, peso corporal, tono muscular del cuello y de la nuca, inclinación y torsión de la cabeza, estabilidad psíquica, lesiones anteriores, posibilidad de indemnización). Mientras que antes se consideraba que una sacudida brusca (latigazo cervical) comprendía también la flexión y la extensión masiva de la cabeza por la colisión trasera como mecanismo de lesión, actualmente se considera que la causa de las lesiones es un desplazamiento en la zona articular cervical además de la hiperextensión de las vértebras cervicales inferiores. La incidencia de lesiones cervicales es mayor en las vértebras cervicales inferiores que en las superiores.

Exploraciones.

Tras la exploración corporal, se hace una radiografía de la columna cervical. Si es posible, realizar exploraciones especiales como tomografía por resonancia magnética nuclear. Muchas veces no es posible encontrar la causa de los trastornos. Las lesiones específicas deben ser consultadas a los especialistas correspondientes.

Lesiones musculares.

El latigazo cervical puede producir lesiones musculares aisladas además de debilidad y esclerosis musculares que incluyen desde distensiones hasta desgarros musculares. Los músculos afectados con más frecuencia son M. esternocleidomastoideo, Ms. Escalenos, M. esplenio de la cabeza y M. largo del cuello.

Lesión de la articulación temporomaxilar.

El traumatismo por latigazo se acompaña a menudo de trastornos funcionales y de dolor en la articulación temporomaxilar. Las causas más frecuentes son las distensiones de los ligamentos articulares.

Lesiones nerviosas.

La sacudida brusca de la columna cervical puede provocar la compresión de las raíces nerviosas de los nervios raquídeos afectados por el desplazamiento de las vértebras, el prolapso del cartílago intervertebral y los trozos de hueso fracturado. Las consecuencias serán dolor, alteraciones de la sensibilidad o parálisis en la zona de los nervios afectados.

Lesiones óseas.

El traumatismo cervical por latigazo puede luxar y romper las vértebras. Las placas motoras de los cuerpos vertebrales, los discos intervertebrales y las apófisis espinosas son los más afectados. Es significativa la fractura por arrancamiento de la apófisis odontoides de la segunda vértebra cervical, ya que se puede hacer presión dentro de la médula espinal.

Lesiones de la médula espinal.

La médula espinal queda lesionada cuando las vértebras se desplazan una contra otra o cuando el canal vertebral queda seccionado al fracturarse  los disco intervertebrales. Las consecuencias son parálisis e incluso la muerte.

Lesiones de los ligamentos.

Los ligamentos internos y externos de la columna cervical mantienen las vértebras y los discos intervertebrales en posición correcta. En el caso de una sacudida fuerte pueden distenderse, sufrir un estiramiento o una rotura. Todos los ligamentos pueden llegar a estar afectados.

Medidas preventivas.

El reposacabezas del automóvil debe estar colocado de acuerdo a la altura del pasajero.

La distancia entre la cabeza y el reposacabezas debe ser mínima.

El respaldo del asiento no estará demasiado inclinado.

Ante una colisión frontal inevitable, indicar al copiloto que permanezca sentado en posición correcta apoyando la cabeza en el reposacabezas. Ante una colisión trasera inevitable pisar el freno a fondo, aunque el coche esté parado, avisar al copiloto, estar bien sentado con la cabeza apoyada en el reposacabezas, vigilar el exterior.

Tratamiento.

Este tipo de pacientes necesitaría un tratamiento farmacológico (los primeros días) mediante antiinflamatorios y relajantes musculares, y tratamiento rehabilitador. Éste podrá abarcar distintas técnicas tanto manuales (masaje, movilizaciones pasivas, manipulaciones…) como de aparatología (Infrarrojos, Láser, Ultrasonidos, Campos Magnéticos, Onda Corta, Microondas, corrientes…). Así mismo es conveniente asesorar al paciente, una vez finalizado el tratamiento rehabilitador, para que haga ejercicios activos con el fin de recuperar totalmente la movilidad y el trofismo muscular.

Es importante informarles que gran parte de los accidentados se recuperan totalmente, pero otra presentará secuelas y dolor que puede ser crónico.